sábado, 9 de julio de 2016

Café Turco

CAFÉ TURCO

José Hamra Sassón
Exsilium, julio de 2016

Suspendido en el tiempo, que no desborde.  Suspendido, inquieto.  Calor hasta al instante previo.  Llanto contenido.  Con la mirada cristalina apuntando al fondo.  Amargura asentada.  Intragable.  Intratable.  Asentada, presente.  Desechable y perpetua.  No, no hay presente.  Sacia el impulso de revolcarse en ella.  Amargura que se bebe.  Que repliega, atraviesa.  No endurece.  Perdura.  Se mantiene tristeza.

Amargura que no se lee para no despertar recuerdo ni pena.  Los profetas lo prohíben.  Desecha cualquier atisbo.  Erradícala.  Quizá así la mancha a la sangre ceda.  Escóndela tras tu sonrisa con la que dibujas nuestra dulce nostalgia.

Tantas veces te vi frente a la hornilla sin que me veas.  Un cigarro en la boca, el pocillo cobrizo, agua, una o dos cucharadas de amargura.  La remueves hasta que parezca que fluya.  Lágrimas hasta el borde de la mirada.  Las retiras.  Una y una segunda vez hasta que la pesadez se asienta en el fondo.  Alejar la amargura de la bulla aunque ésta insista.  Algo, un poco, pasa.  No siempre se puede.  Un vaso, soledad de uno, y el diario interminable que se repite sin ofrecer novedad alguna.

Bebes y fumas.

Trago tras trago tras trago.

Trastrago.

Trastrago…

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Efeméride migratoria: 9 de septiembre de 1925.

EFEMÉRIDE MIGRATORIA: 9 DE SEPTIEMBRE DE 1925.

En un día como hoy, pero de hace 90 años, llegaron al puerto de Veracruz, procedentes de Alepo, Siria, Nissim y Nazli Sassón, mis abuelos maternos.

Junto con sus hijos Lola (Lili) y León, de tres y un año, respectivamente, migraron en 1925 buscando nuevas oportunidades y echaron raíz en México.  Su descendencia alcanza tres generaciones de mexicanos judíos de origen árabe (una orden de tacos de carne de res kósher aderezados con tjine podría ser una materialización culinaria de este orden identitario.  Sajtén).

Las identidades se construyen a pesar de las fronteras impuestas, las ideologías nacionalistas que se sostienen de ellas y los tiempos que simplemente se colapsan unos a otros en este instante sincrónico.

La efeméride no es gratuita en un momento como el actual: cientos de miles de sirios buscan refugio en los países vecinos y en Europa.  Huyen de la guerra, intentan salvar el pellejo.  Tras 90 años el “quizás” encuentra cierto alivio que no está exento de su propia tristeza.

La efeméride no es gratuita cuando nuestro país está marcado, entre otras cosas, por la sombra de Ayotzinapa.  La violencia se destila en un anhelo de democracia y libertades que no llegarán mientras se sigan cultivando fosas clandestinas y tolerando al régimen que las nutre.

La efeméride no es gratuita cuando la xenofobia y el odio al que se señala de extraño se apoderan de los discursos y las acciones de quienes sostienen el estúpido estandarte de la única verdad.  Aquí y allende las fronteras.  Los días de las persecuciones jamás se agotaron, pero no son un estado natural.  Para nadie.

Son 90 años que a pesar de todo se merecen celebrar.  Por la memoria de los que migraron, llegaron y ya no están.  Por el deseo de quien escribe y está.

Por el barco que trajo a la Argentina a mis abuelos polacos, por el que trajo a mi abuelo libanés, por el avión que se llevó a mi hermana a los Estados Unidos, por los navíos en los que quizás se embarcarán, otra vez errantes, mis hijas o los hijos de mis hijas, por mi argentinidad y mis contradicciones, por mantener la identidad en la diáspora, por el navío de los inmigrantes brindo. -  Pasaje tomado del cuento con tintes autobiográficos "El navío de los inmigrantes", de Ana María Shua, escritora judeo-argentina. (Gracias a Sandra Lorenzano, que sin saberlo, me regaló esta pista).





jueves, 18 de diciembre de 2014